viernes, 10 de marzo de 2017

Coliflor al queso tostado


File:Chou-fleur 01.jpg


Coliflor. No hay medias tintas: o gusta, o no gusta. Para quienes se quejan del intenso olor que desprende al cocerla, tenemos el 'truco de la abuela'. Se pone una rebanada de pan cortada gruesa sobre la tapa de la olla, y absorbe el olor. O, por lo menos, lo reduce bastante.

A menos que se trate de una coliflor pequeña o de un caldero muy grande, para cocerla es necesario separarla en 'arbolitos'. Puede hacerse en agua salada o en caldo de verdura, al gusto. El tiempo de cocción va a depender del grosor de los trozos, aunque se recomienda que quede más bien entera, ya que luego irá al horno.

Cocida y bien escurrida, se frota una fuente o cazuela de barro con un diente de ajo crudo. Se van colocando los arbolitos y los quesos que hayamos decidido emplear en capas sueltas. Añadir sal, pimienta molida, nuez moscada u otras especias es optativo.

Por último se vierte nata (de leche o de soja), se espolvorea con queso rallado y se pone primero a calentar y luego a gratinar al grill fuerte.



Barato y lucido: que os aproveche.





Imagen 2: Propia, bajo la misma licencia que el blog.

2 comentarios:

  1. la coliflor me gustaba muy poquito pero preparada de esa manera igual está buena. Tal vez me anime.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Cabe decir que es una receta de coliflor justo para aquellos a quienes les gusta poco. Gracias, Ambar. Anímate a probar alguna vez.

    ResponderEliminar