sábado, 14 de enero de 2017

Patatas manchegas



La receta tiene muchos nombres: patatas en caldo, Tojunto, patatas con pollo camperas...Básicamente se trata de un plato de cuchara adecuado para días fríos y presupuestos ateridos. 

Necesitamos unos trocitos de pollo: unas alas, o algo de pechuga, esa ración que no daría para una persona a menos que vaya bien acompañada. 

Patatas, claro. Cebolla, ajo, pimiento verde, pimienta recién molida, un par de clavos de especia, laurel, pimentón dulce o picante, vino blanco, caldo -mejor casero-, aceite de oliva y sal.

En una sartén de porcelana o una cazuela de barro ponemos a dorar el pollo, los ajos, la cebolla y el pimiento, todo picado en tamaño homogéneo. Doramos también las patatas, incorporamos el laurel, el vino, y le damos un hervor fuerte para que reduzca.

Añadimos el clavo, el pimentón, la pimienta, la sal y el caldo. Dejamos cocer suavemente hasta que el guiso espese. Si se prefiere, se puede chafar una de las patatas para que adquiera más consistencia. Y a disfrutarlo. Bueno, bonito, barato.


Imagen propia, bajo la misma licencia que el blog.

6 comentarios:

  1. Buenas estaban con el fresquito que hace para repetir otro día de estos.

    ResponderEliminar
  2. Las tres B. Y sí que están buenas, ya lo creo. Fue una idea genial. : )

    ResponderEliminar
  3. Pues las voy a probar tienen muy buena pinta y con este frío que acaba de aparecer los guisos son la mejor comida.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Ya nos contarás, Ambar. Ricas sí que estaban.

    ResponderEliminar
  5. Pues hoy es día de patatas calentitas, sí. Y lo digo porque hoy se me ha ocurrido hacer un plato de patatas a la importancia o patatas rebozadas que nos hemos relamido el bigote. Para otro día (mañana no, que engordan mucho) experimentaré con las patatas manchegas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Espero que haya aprovechado, Carmen. Un saludo.

    ResponderEliminar