jueves, 26 de mayo de 2016

Es posible






Las rodillas echadas abajo, pantalones cortos y día de calor de verano, una carretera de grava y arboles flanqueándola  donde más de una vez ha hecho diana.  Respiración profunda y la pierna que está en el  suelo con impulso entra en el  pedal  y una tras otra pedalada deja de ser viandante para ser ciclista.

Aquel curso se acabó con la selectividad: en dos o tres días todo el futuro se decidía, nervios, hincar codos, notas, alegrías, decepciones y en septiembre un nuevo lugar, nuevas amistades, nuevos retos, atrás queda la adolescencia y delante años de cambios, de elecciones. Una puerta se abre a ese mundo menos pequeño.

Ayer fue el último día de vacaciones obligadas, antes un par de trabajos de oficina y otros de calle y pateo, otros que no se mencionarán en la vida laboral. Hoy un café, un beso y trabajo desde casa. Meses de planificación, de miedos por volar en soledad. De noches sin dormir, pero si no lo haces siempre quedará el miedo de preguntarnos qué hubiera pasado si lo hubiéramos hecho. Una primera llamada, las primeras visitas a la página web. El vértigo de los primeros días, y de los que vendrán. Ahora tendrá la respuesta.

Todos están sentados, se escuchan murmullos, alguna tos. La gente espera que la puerta se abra y  comience la charla. Nervios, escucha sus pasos en el pasillo. Rememora algunos consejos de no mirar a nadie en especial, el de imaginarse a todo el mundo desnudo.  Toma aire y entra en el salón, saluda con una sonrisa y comienza su charla.

Me llamo... y quiero compartir con todos vosotros mi experiencia.
A partir de ahí las miradas se fijan en quien les habla y sabe que sus palabras no dejaran a nadie indiferente, cambiará vidas,  despertará en otras personas la duda de dar el paso y dejar el miedo atrás.


Hace un mundo que salió con alguien por última vez, desde entonces han pasado muchas cosas. Duda en anular la cita. La casa está en silencio, fuera llueve. Se escuchan los pasos de Bogart. Mueve la cola y cuando se agacha le lame la mano. Se mira al espejo por última vez. Una eternidad, coge el abrigo y el paraguas cierra la puerta y llama al ascensor, mira el móvil y piensa en cosas cotidianas. Llega justo a tiempo, cierra el paraguas y entra en la cafetería. Se alegra de haber ido.



 El miedo es un buen aliado, pero podemos convertirlo en nuestro peor enemigo. 






 Imagen propia, bajo la misma licencia de el Blog. 

viernes, 6 de mayo de 2016

El burro de Sancho presenta














Haciendo las compras de fin de semana dimos con el burro de Sancho, que ya jubilado se dedica a llevar los productos de su tierra por todo el mundo, para el conocimiento general.

Esta vez os traemos dos cervezas en vez de una. Falta la tercera de la trilogía, que esperamos encontrar. Son cervezas artesanales hechas en Toledo, en el valle de la Sagra, de ahí el nombre de la marca que las fabrica.

Tienen una pagina muy vistosa, con todos sus productos y hasta te invitan a visitar la fabrica y proponen  también cursillos. Al final del articulo os dejamos la pagina por si os apetece saber mas.

Vamos a empezar por Burro de Sancho Roja. Sus ingredientes son: Agua, cien por cien malta de cebada, lúpulo y levadura. De estilo Red Ale, tostada con tintes rojos y cuerpo ligero, con sabor y aroma amargo floral y un leve caramelizado. Baja graduación alcohólica.  Ideal para maridar con carnes ligeras y mariscos.

Burro de Sancho negra. Ingredientes: Agua, cien por cien malta de cebada, lúpulo y levadura. De estilo Porter. Con tintes negros,  de sabor café y chocolate con destellos torrefactos. De baja graduación, ideal para maridar con postres, especialmente chocolate, o con carnes y guisos.

En conclusión, recomendables ambas para una celebración, ya que el precio por botella ronda los dos euros. Esperamos que las disfrutéis y que nos contéis que os han parecido cuando las probéis.


Imagen propia bajo la misma licencia que el Blog.

Pasa saber mas:







miércoles, 4 de mayo de 2016

Cruces de mayo.






Ha llegado mayo y parece que la primavera se digna  mostrar sus vistosos colores y encantos. El tres de Mayo se celebra el día de las cruces en Granada. 



La ciudad se llena de cruces hechas de flores, y la gente crea escaparates con sus mejores galas: cobres, mantones, abanicos, macetas, guitarras, cerámicas, esmaltes  y todo lo que haga mas atractiva la cruz.

Asociaciones, bares, organismos públicos, crean la suya propia llenando la ciudad de colores y alegría.

Lo que no puede faltar en una cruz que se precie es su pero, se clava una tijera abierta en una manzana para alejar el mal de ojo de ella. 




En algunas de ellas también hay un plato con dinero, los chavales solían pedir un chavico para la Santa cruz llevándolo. Algunas cruces se ponen en patios antiguos, en los colegios, en calles turísticas, cada barrio tiene por los menos una o dos cruces.

La gente se viste de faralaes, como bien quiere o puede. Se ven muchos modelitos, hemos llegado ver a Flamencas (de Flandes) vestidas de flamencas.

Se hacen comidas populares, se canta, se baila y se bebe. Lo que se hace en la mayoría de fiestas de este bendito país. 

La típica tapa este día son saladillas, habas verdes y jamón. Bastante salada la cosa para que sigamos bebiendo.










El día es largo, y el camino no menos  por lo que me despido con un brindis y con la esperanza de vernos en el próximo día de la cruz. Tapa incluida para que el regreso a casa sea mejor.




Imagenes propias bajo la misma licencia que el Blog.