domingo, 7 de junio de 2015

La Bruja Omkara (Granada): una hechicera irresistible.



La casualidad no existe, es el nombre que le damos a lo inesperado. Íbamos a hacer gestiones, centro ciudad y justo, cara de ventanillas. Al regreso dimos con La Bruja Omkara.

No soy precisamente el tipo simpático, si no el observador. Me gustó mucho que hubiera exposición de arte y artesanía, de fotografías. La sensación de un lugar con futuro y abierto, algo bastante inusual en la ciudad en que vivo hace años y sobre la que sigo pensando lo mismo: anquilosada, deja pasar su enorme potencial.

Las personas de La Bruja Omkara no sólo ofrecen un lugar en el que predomina la madera, el ladrillo y la sana imaginación. Son también apreciados por sus intercambios de idiomas, su impresionante menú diario y su imaginación creativa.

Siempre corteses, afinados y afectuosos: Inma y David. Pero Andreas Phillidor, un Gran Maestro de ajedrez del siglo XVIII, escribió: “Los peones son el alma del juego.” Nada sería posible sin Carmen, Sara y Victoria, en la cocina y la barra. Ni sin Rocío, Colin y Alec. Intercambios de idiomas.

Me felicito por el azar que nos llevó hasta La Bruja Omkara, e invito a residentes y caminantes a darse una vuelta. No quedarán en modo alguno defraudados.


Thorongil.



La velada perfecta no existe, simplemente porque si así fuera, dejaríamos de buscar. Bajamos del urbano, con la hora pegada en el culo, mañana planeada de papeleos y compras y sin tiempo  para nada más.

Pasas por delante y te detienes, miras, metes la cabecilla y das un vistazo al interior: algo te invita a volver después de todo lo oficial.

Fuera en la puerta se queda todo lo que no sea reír y disfrutar de la vida, te tomas algo y miras alrededor: exposiciones, conciertos, cultura, intercambio de idiomas, buenas tapas y una carta muy diferente y apetecible.

A David e Inma darles las gracias por su trabajo, por su dedicación y su mimo hasta en el último detalle con los clientes y, como no, con sus compañeros.

A Carmen, Sara y Victoria miles de gracias por sus sonrisas y por el interés que ponen en todo lo que hacen para que te sientas en casa.

A Rocío por su tiempo y  simpatía, y a los compañeros y compañeras del intercambio de idiomas  por hacer de la tarde de los viernes algo diferente.

 Un lugar para todos,  donde todo lo bueno tiene cabida, donde te sientes único y deseas volver para vivir otra nueva aventura para el paladar y el alma.

Leonor


Para saber mas:

http://www.labrujaomkara.com/

Imagen propia con consentimiento.






jueves, 4 de junio de 2015

Oasis en al - Garnata. (Granada)




Hay lugares mágicos: los descubrimos cuando viajamos, cuando dejamos que la fortuna o la providencia nos guíen. Granada es uno de ellos, ciudad del agua, un paraiso que contiene mil y una maravillas dignas de las historias que Sherezade contaba al sultán en las mil y una noches. 

Al igual que en su época dorada posee Granada baños o hammam en los que aprovechar  las virtudes del agua que nace en Sierra Nevada. 

Tuvimos la suerte de disfrutar de una estancia de un par de horas en uno de ellos, "Los baños de Elvira". Un lugar coqueto, tranquilo, donde te miman y se esmeran hasta  el último detalle.  

La primera impresión dicen que es la que cuenta, y la nuestra fue de una calidez recoleta,  un alto en el camino de nuestra vida. Nos agradó el juego de luces y  sombras, la música,  el sonido envolvente del agua.

Los contrastes de la piscina  templada con chorros a la tina de agua fría es toda una experiencia que hay que vivir.  Como el baño turco y la vuelta al agua fría que antes nos parecía heladora, y ahora buscábamos como agua de mayo. 

La cortesía de la casa, que entre viaje y viaje nos ofrece té con hierbabuena, fruta, bombones, o zumos. 

Finalmente, y no menos importante, disfrutamos de un masaje relajante de espalda. Hemos recibido y dado unas cuantos masajes en nuestra vida y nos encantó felicitar a las masajistas por su habilidad y buen hacer. 

 Lo mas importante: pensamos volver.


Para saber más:


Imagen de la wikipedia, wikimedia commons bajo la misma licencia que el blog. Autor: Chosovi.


(La Imagen utilizada no es de los baños de Elvira)














lunes, 1 de junio de 2015

Arroz inventado, en vez de paella imaginada.



Algunos domingos me apetece comer arroz, yo soy más arrocera. Has sacado todos los ingredientes y te das cuenta  de que no tienes el arroz que utilizas normalmente, o el que te queda es para otro tipo de platos o tiene mas tiempo de  cocción. 




Ingredientes: Cebolla morada, espárragos, ajos, pimiento rojo, pota, o calamar, panceta y salchichas de tipo casero, medio limón, sal, pimienta, aceite de oliva, un poco de  tomate, colorante alimentario o azafrán.  



Por una parte sofreímos todos los ingredientes empezando por las verduras y lo que tarda mas en hacerse.

Por otro lado si lo que tenemos es un arroz salvaje, o algo similar lo cocemos por separado, en nuestro caso era un arroz con tres tipos de grano diferente, y que necesita una cocción de veinte minutos. El limón se lo añadimos al agua, para que el arroz quede mas suelto una vez cocido.


 

Ahora solo queda mezclar y comer, buen provecho. 


Imágenes propias bajo la misma licencia que el blog.