jueves, 12 de febrero de 2015

O solo millooooo con salsa de queso Cabrales (dos platos con una misma salsa)






Hoy Jueves lardero  y un fin de semana por delante os dejamos un par de recetas muy jugosas, ademas de no demasiado caras y aprovechando la salsa de una para hacer la otra, vamos barato.





Empecemos por los ingredientes: un buen solomillo de cerdo, el tamaño según comensales, queso de Cabrales o similar, un bote de nata de cocinar, o de soja.

Para marinar el solomillo necesitamos, zumo de una naranja, pimiento cebolla y zanahoria, y medio vasito de vino. 

Nosotros lo pusimos a marinar el día anterior, entero sin cortarlo y cada cierto tiempo se iba moviendo la pieza para que se fuera impregnando de los ingredientes por igual y se aprovecha para salpimentarla. 





Al día siguiente se retiran las verduras y en nuestro caso las desechamos, y se trocea la carne en medallones.

En una cazuela ponemos  el queso de Cabrales desmigado y vamos añadiendo la nata, recordad que no debe hervir la salsa, y con mimo y paciencia vamos haciendo la ciencia.





A la vez sellamos la carne en una sartén con un poco de aceite. 



Tan solo queda emplatar y degustar.



Nos sobro salsa de Cabrales con la que hicimos una segunda parte muy maja.



Imágenes propias bajo la misma licencia que el Blog. 













Fetuccine con torrezno de Soria y salsa Cabrales (aprovechando 'sobras').



Podéis ver los ingredientes: fetuccine (o 'nidos'), un torrezno de Soria picadito, la salsa de queso cabrales de la receta anterior, sal, pimienta, y si sois muy ratones queso grana padano en polvo. O el que os guste.

Mientras se cuece la pasta, ponemos el torrezno en la cazuela sin aceite. Cuando esté tostado, conviene quitarle toda la grasa que ha soltado (bastante, por cierto).



Se añade la salsa cabrales (que nunca llegue a hervir) y la pasta cocida y bien escurrida. Remover con cuidado...


Y, como podéis observar, no sobró nada de nada.




Imágenes propias, bajo la misma licencia del blog.



lunes, 2 de febrero de 2015

El caldero y el cronómetro en la mano, o el trasero deseando descansar en el sofá.









Hoy os venimos con una receta de pasta sencilla y rápida, para esos días que no hay tiempo para nada, o simplemente esos otros que lo que apetece es sentarse en el sofá y ver llover, nevar y no hacer nada.

Necesitamos pasta, la que mas os guste o la que tengáis por casa, unos champiñones y un bote  de pesto. 

Mientras el agua para la pasta se calienta, troceamos los champiñones y de paso o miramos al reloj o miramos golosos al sofá.

Un poquito de aceite y añadimos los champis, y salpimentamos, dejamos que se hagan despacito. Ponemos la pasta en el agua para que se vaya haciendo. 


 Cuando estén al gusto añadimos la salsa y por ultimo la pasta cocida, importante remover y dejar que los sabores se mezclen antes de retirar del fuego. 

Esperemos que mientras alguien haya puesto la mesa, y nos llevamos el queso rallado si es el caso.

Buen provecho.


Psdt 1 Aquí os dejamos lo que dice la wiki sobre el pesto.  Nosotros tenemos pendiente hacerlo, cuando sea prometemos compartir la receta, si preferís buscar en la red os recomendamos que busquéis el pesto Genovese.

https://es.wikipedia.org/wiki/Pesto



Imagen propia, bajo la misma licencia que el Blog.